miércoles, 24 de octubre de 2018

“Híspalis” (english)

He wandered aimlessly through the streets of the old Sevillian town, immersed in his musings. It was the first hours of a cold January evening and it had been raining all day as usual during the last week. Now it did it with less intensity, but the inclement gusty wind caused the drizzle and the cold to be biting, and the few passers-by who ventured to face such a panorama, either by labour obligation or by matters that required to cross the streets of downtown, imbued their faces behind the raised collars of their coats to mitigate, as far as possible, that unpleasant laceration.
Not Juan, he simply walked aimlessly. He did not seem to make a dent in the storm because his mind abstracted him from everything around. An exhausted, outdated, overcome by circumstances thought. After the quarantine of springs, he couldn´t understand how he had reached the point of not believing in how the people around, even in an ephemeral way, enjoyed. Love…Why did he refuse again and again to enjoy that feeling? He was not a badtempered man. On the contrary, he used to overflow sympathy in his day to day without falling into the caricature of the tired clown. He was a hard worker, a reasonable cultured person, with an education and values that were more than acceptable. Yes, he had his faults like everyone else and he was aware of them, and maybe he was not physically and Adonis, but he was not an ugly guy either and the proof was that it didn´t take too long without some female feeling attraction for him. So, what was wrong? Why did none of these women really bet on him? Juan wasn´t, as it is said, a “womanizer”, he really wanted to meet someone who truly showed him that she really wanted to know him, someone who felt the need to see him, to be with him. But the reality was that he did not get it, no matter how hard he tried.
After a long time entangled in his reflections, his feet took him to the Air alley. Halfway through it, he passed a massage and Arab baths premises, looked inside and stopped walking. Behind the glass door, the dark face of a woman grabbed his attention. The girl, who at that moment was chatting with a colleague, exhibited a cheerful pearly smile and a beautiful almond shaped eyes that dazzled Juan´s gesture. But soon he thought that such a girl, with that beauty and at least ten years younger, would never notice someone like him, an outmoded man of reached maturity, or as he used to say, that the second half of his game had already begun.
With that conclusion in his mind, he lifted the collar of his leather jacket and continued walking down the alley. Meanwhile, inside those Arab baths, the girl gave a kind of jump and turned off her smile while looking towards the door.
—What's happening to you? —Asked his colleague to see the unusual reaction.
—Nothing, I've felt a chill —Azucena answered, still looking at the empty entrance to the enclosure that was only usurped by the gusting drizzle.

Juan, who continued walking until the end of the passage, turned the corner towards Mármoles Street and found those three Roman columns so striking and that always made him to stop and admire them, although most of the time he stopped before them because they brought him a kind of serenity that allowed him to immerse himself in his thoughts. He didn´t know exactly why that happened to him in front of the beautiful white columns, since he was not an architecture expert and, although he liked the history of the city, he was not a passionate either. However, without knowing it, whenever he passed by, he would stare at them in silence while his brain discerned the problems through his convoluted mental corridors. However, without knowing it, whenever he passed by, he stared at them in silence while his brain discerned the problems through his convoluted mental corridors.
The columns could be completely seen in summer even though they were lower than the street level, but in winter they were used to be covered almost half way by the water, plants and flowers due to the rains, and this was precisely the case.
Juan leaned on the grey grille that separated him from the pit where they were, looking to the water lilies which were floating on water hit by the fine drizzle and between which leaped a small frog.
He closed his eyes and started to meditate on his bad luck with the opposite sex, and for a moment the anguish broke the usual strong and cheerful personality that characterised him. He was not the type of man who cry easily, quite the contrary, he was the typical tough guy who try to hide his worst moments by disguising them with a mask of carnivalesque smile or by shutting up the crying in a prison of haughty pride. Nevertheless, at that moment he felt miserable and could not prevent that ball of anguish climbing his throat to his eyes, moistening them with the salty secretion.
After a few seconds, he swallowed hard trying to calm himself and then he felt as if someone was looking at him. He turned his head to see that there was no one there. But when he looked back at the columns, he froze at what his eyes saw. The frog, which moments before was jumping between the leaves, clung to the hand of a girl who was half submerged in the water and who was staring at him without paying attention to the amphibian. A pale-skinned girl with half-dark brown hair and half green that matched with her big emerald eyes. She looked at him with a calm expression and a shy smile drawn on his lips.
— Who are you? — asked Juan incredulous.
The girl said nothing, but the leaves and water lilies that floated on the improvised pond started to swirl around her to place in such a way that hey formed a name.
—Astela…—he blabbed— But, how have you done that? It can´t be! — And putting his hands on his face, he concluded— it must be my imagination, I must be going crazy.
—This is real —the voice penetrated Juan´s mind without passing through his ears— your imagination has nothing to do with it. I´m in town since it was called Hispalis. Do not be scared, I´m going to help you.
Very slowly, Juan uncovered his face lowering his hands, and looked at her again.
—Why me? I´m nobody, why have you chosen to help me from so many people?
—Because every winter, when these columns inundate, I look at you passing by.
—But I´ve never seen you.
—I choose who and when you can see me.
—And what reason has driven you to show yourself today and want to help me?
—Your heart.
—My heart? Can you see it?
—No, but I can feel it. And for the first time in times you have stopped in this place, I´ve felt a soul that darkened drowned in the uneasiness and bitterness.
Juan lowered his eyes assuming the truth that Astela had found out and until that moment only he thought he knew.
At that instant, footsteps seemed to approach. Footsteps with the classic sound that the hooves of the horses usually make, but whose rhythm didn´t match with a quadruped like an equine, because they sound like a biped. Juan looked at Astela and she looked towards the Air alley. She looked at him again and said:
—It is coming.
—How? Who is coming?
—I think Haiiaa has already found a remedy to light up your darkness.
—What? Who is Haiiaa? What remedy?
—Not only there are deities like me in Seville. They are terrestrial and from other eras, as when the Muslims called the city Isbiliya.
Juan, who was looking at that moment to the corner where those footsteps were heard closer and closer, heard the water nymph say:
—But calm down, she knows what she does.
He turned to look at Astela but there was no trace of her, only waves in the water and the frog coming out of it climbing a creeper.
The sound of the hooves was already at the bend and Juan held his breath waiting to see another spirit, but what he saw left him perplexed. The dark complexion, the beautiful jet-black hair and the almond-shaped eyes met his gaze. She gave him the snowy smile he saw through the glass of the Arab baths a while before, breaking the silence with a "hello" that made him shudder, and barely managed to return the greeting by initiating a conversation. Meanwhile, a half-woman, half-deer shadow slithered on the way to the Royal Alcazares, observed by eyes from the small pond that
bathed the Roman columns. Emerald eyes.
Translate by
Pepe Gallego                                                        Ariadna B. Alonso

“Híspalis”

Vagaba, sin rumbo, por las calles del casco antiguo sevillano, inmerso en sus cavilaciones. Eran las primeras horas de una fría tarde de enero, llevaba lloviendo todo el día como había sido habitual durante la última semana. Ahora lo hacía con menor intensidad, pero el desapacible viento racheado provocaba que la llovizna y el frío fuesen cortantes, y los pocos transeúntes que se aventuraban a enfrentar semejante panorama, bien por obligación laboral o por asuntos que requerían atravesar las calles del centro, imbuían sus rostros tras los alzados cuellos de sus abrigos para mitigar, en la medida de lo posible, aquella desagradable laceración.
Juan no, simplemente paseaba sin rumbo fijo. No parecía hacerle mella el temporal pues su mente le abstraía de todo a su alrededor. Un pensamiento agotado, trasnochado, vencido por las circunstancias. Cumplida la cuarentena de primaveras, no lograba entender cómo había llegado al punto de no creer ya en lo que veía disfrutar, aunque fuese de forma efímera, a otras personas de su entorno. El amor… ¿Por qué se le negaba una y otra vez disfrutar de ese sentimiento? Él no era un hombre malhumorado. Al contrario, solía desbordar simpatía en su día a día sin caer en la caricatura del payaso cansino. Era muy trabajador, una persona razonablemente culta, con una educación y valores más que aceptables. Sí, tenía sus defectos como todo el mundo y él era consciente de ellos, y quizás no fuese físicamente un adonis, pero tampoco era un tipo feo y la prueba era que no pasaba demasiado tiempo sin que alguna fémina sintiera atracción por él. Entonces, qué fallaba? ¿Por qué ninguna de esas mujeres apostaba realmente por él? Juan no era, como se suele decir, un “picaflor”, realmente buscaba conocer a alguien que demostrase que quería conocerle de verdad, que sintiera verdadera necesidad por verle, por estar con él. Pero la realidad era que no lo conseguía por más que se esforzara.

Tras un buen rato enredado en sus reflexiones, los pies le llevaron al Callejón del Aire. A mitad del mismo, pasó junto a un local de masajes y baños árabes, miró hacia adentro y detuvo su caminar. Tras la puerta de cristales, el moreno rostro de mujer llamó poderosamente su atención. La muchacha, que en esos momentos charlaba animosa con una compañera, exhibía una nacarada sonrisa jovial y unos preciosos ojos almendrados que embobaron el gesto de Juan. Pero pronto pensó que una chica así, de esa belleza y con al menos diez años menos, jamás repararía en alguien como él, un trasnochado hombre de alcanzada madurez, o como él solía decir, que ya había comenzado el segundo tiempo de su partido.
Con esa conclusión en su cabeza, alzo el cuello de su cazadora de cuero y continuó andando callejón abajo. Mientras, en el interior de aquellos baños árabes, la muchacha dio una especie de respingo y apagó su sonrisa girándose a mirar hacia la puerta.
—¿Qué te ocurre? —preguntó su compañera al ver la inusual reacción.
—Nada, he sentido un escalofrío —contestó Azucena sin dejar de mirar hacia la vacía entrada del recinto tan solo usurpada por la racheada llovizna.

Juan, que continuó andando hasta el final del pasaje, torció la esquina hacia la Calle Mármoles y se encontró con aquellas tres columnas romanas tan llamativas y que siempre provocaban que se parara a admirarlas, aunque la mayor parte de las veces se detenía ante ellas porque le aportaban una especie de serenidad que le permitía sumergirse en sus ensamientos. No sabía exactamente por qué le ocurría eso ante las preciosas y blancas columnas, pues no era un entendido en arquitectura y, aunque le gustaba la historia de la ciudad, tampoco era un apasionado. Sin embargo, sin saberlo, siempre que pasaba por allí se quedaba contemplándolas en silencio mientras su cerebro discernía los problemas a través de sus enrevesados corredores mentales. Las columnas podían verse completamente en verano aun estando en un nivel inferior al de la calle, pero en invierno solían estar cubiertas hasta casi la mitad por agua, plantas y flores debido a las lluvias, y este era precisamente el caso.
Juan se apoyó en la gris reja que le separaba del foso donde se hallaban, observando los nenúfares que flotaban en el agua golpeados por la fina llovizna y entre los cuales saltaba una pequeña rana. Cerró los ojos y comenzó a meditar sobre su mala suerte con el sexo contrario, y por un momento la angustia quebró el habitual fuerte y alegre carácter que le presidía. No era un tipo de lágrima fácil, más bien al contrario, era el clásico tipo duro que intenta ocultar sus peores momentos disfrazándolos con una máscara de sonrisa carnavalesca o encerrando el llanto en una cárcel de altanero orgullo. Sin embargo, en aquel momento se sentía desgraciado y no podía evitar que esa bola de angustia le escalara la garganta hasta sus ojos, humedeciéndolos con la salada secreción.
Tras unos segundos, tragó saliva tratando de serenarse y entonces notó como si alguien lo mirara. Giró la cabeza para ver que allí no había nadie. Pero al volver la vista hacia las columnas, se quedó petrificado ante lo que veían sus ojos. La rana, que momentos antes saltaba entre las hojas, se aferraba al torso de la mano de una muchacha que se hallaba semi sumergida en el agua y le estaba mirando fijamente sin prestar atención al anfibio. Una chica de pálida piel, con un pelo mitad moreno y mitad color verde que hacía juego con sus grandes ojos esmeralda. Le observaba con expresión calmada y una tímida sonrisa dibujada en sus labios.
—¿Quién eres tú? —preguntó Juan incrédulo.
La muchacha no emitió palabra alguna, pero las hojas y nenúfares que flotaban en el improvisado estanque se comenzaron a arremolinar a su alrededor para colocarse de tal manera que formaron un nombre.
—Astela…—Balbuceó él— Pero ¿cómo has hecho eso? ¡No puede ser! —Y echándose las manos a la cara, concluyó— tiene que ser producto de mi imaginación, me debo estar volviendo loco.
—Esto es real —la voz penetró en la mente de Juan sin pasar por sus oídos— tu imaginación nada tiene que ver. Estoy en la ciudad desde que la llamaban Híspalis. No tengas miedo, voy a ayudarte.
Muy despacio, Juan fue destapándose la cara bajando las manos, y volvió a observarla.
—¿Por qué yo? No soy nadie, ¿por qué de entre tanta gente has elegido ayudarme a mí?
—Porque cada invierno, cuando estas columnas se anegan de agua, te observo al pasar por aquí.
—Pero yo nunca te he visto a ti.
—Yo elijo quién y cuando me puede ver.
—¿Y qué razón te ha impulsado a dejarte ver hoy y querer ayudarme?
—Tu corazón.
—¿Mi corazón? ¿Acaso puedes verlo?
—No, pero sí puedo sentirlo. Y por primera vez en las veces que te has detenido en este lugar, he sentido un alma que se oscurecía ahogada en la desazón y la amargura.
Juan bajó la mirada asumiendo la verdad que Astela había descubierto y que hasta ese momento solo él creía saber.
En ese instante, unas pisadas parecían acercarse. Unas pisadas con el sonido clásico que suelen hacer los cascos de los caballos, pero cuyo ritmo no concordaba con el de un cuadrúpedo como el equino, pues parecían de un bípedo. Juan miró a Astela y esta viró la vista hacia el Callejón del Aire. Volvió a mirarlo y dijo:
—Ya viene.
—¿Cómo? ¿Quién viene?
—Creo que Haiiaa ya ha encontrado un remedio para iluminar tus tinieblas.
—¿Qué? ¿Quién es Haiiaa? ¿Qué remedio?
—No solo hay deidades como yo en Sevilla. Las hay terrestres y de otras épocas, como cuando los musulmanes llamaban a la ciudad Isbiliya.
Juan, que miraba en ese instante hacia la esquina por donde se escuchaban cada vez más cerca esas pisadas, oyó decir a la ninfa del agua:
—Pero tranquilo, ella sabe lo que hace.
Él se giró para mirar a Astela pero no quedaba ni rastro de ella, tan solo unas ondas en el agua y la rana saliendo de la misma encaramándose a una enredadera.
El sonido de los cascos llegaba ya al recodo y Juan contuvo la respiración esperando ver a otro espíritu, pero lo que observó le dejó perplejo. La tez morena, la preciosa melena azabache y los almendrados ojos se cruzaron en su mirada. Ella, le obsequió con la nívea sonrisa que vio a través del cristal de los baños árabes un rato antes, rompiendo el silencio con un “hola” que le hizo estremecer, y a duras penas logró devolver el saludo iniciando una conversación. Mientras, una sombra mitad mujer mitad ciervo, se deslizaba en dirección a los Reales Alcázares observada por unos ojos desde el pequeño estanque que bañaba las columnas romanas. Unos ojos color esmeralda.

Pepe Gallego

miércoles, 21 de marzo de 2018

"ON LINE"

Loading...4%
There are so many questions I have not answer for, that confirm my obsolete version. An old mechanism that includes too many errors and needs an urgent reset. However, those questions that my software can´t solve, only I have them. It will be me defective? 
I´m convinced to that.
How to value an emotional state to which I was not programmed to? Why did I assimilate feelings? That is the Human attribute that makes them so weak.
Loading … 27%
She said she loved me. What is to love? According to my register it can mean love, but I can´t hold that kind of things. Why do I feel so bad since she left then? May my programming be able to learn or interpret human feelings? It shouldn´t be like this.
Loading … 51%
Her bracelet … I still have it around my left wrist to look at it, touch it, project memories to my memory fields. Her first steps, the humidity of her kisses on my synthetic face, the hug when she woke up in the early morning crying due to a nightmare. She told me that a monster chases her in dreams. Those terms, like nightmare or dream, I technically know what they mean, but I will never experience any of them. So, why can I feel? I had to have turned to my creator to ask him those questions before he was executed. I need to know why my circuits constantly recreate her face. I´m eager to understand why it causes me sorrow, when it´s not an attribute that robots should have. It’s too late to find it out now.
Loading … 76%
That´s why I must charge the main computer with all this information, because living together with humans improves our system, or I think so, which is certain that I can believe in something. Following versions after mine restrict itself to absorb scripted datum, protocols to use. So maybe revealing to here all 
I know, it could help to others similar to me, to understand and the war ends.
She left because when she grew up she didn´t want that her mother was me, a robot female.
Load completed … 100%
The guards have already arrived and their lasers will disintegrate my circuits, since I have broken the first and second protocol, getting online to the main computer and install non-authoritative information. I don’t care, my baby´s gone and I´m nothing without her love, just a machine.
Functioning Error.
Defective terminal.
Log off.

Pepe Gallego

(Translated by Ariadna B. Alonso)

Licencia Creative Commons
"On Line" (English ) por Pepe Gallego se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

"ON LINE"

Cargando...4%
Hay tantas preguntas para las que no tengo respuestas, que confirman mi versión obsoleta. Un mecanismo viejo que contiene demasiados fallos y necesita una re-programación urgente. Sin embargo, esas cuestiones que mi software no puede solucionar, solo las tengo yo. ¿Estaré defectuosa? Estoy convencida de ello. ¿Cómo valorar un estado de ánimo para el que no fui programada? ¿Por qué asimilé sentimientos? Ese es un atributo humano que les hace débiles.
Cargando…27%
Ella decía que me quería. ¿Qué es querer? Según mi registro puede significar amor, pero yo no puedo albergar esas cosas, ¿por qué entonces me siento tan mal desde que se marchó? ¿Acaso mi programación es capaz de aprender o interpretar sentimientos humanos? No debería ser así.
Cargando…51%
Su pulsera… Aún la conservo alrededor de mi muñeca izquierda. Mirarla, tocarla, proyecta recuerdos en los archivos de mi memoria. Sus primeros pasos, la humedad de sus besos en mi rostro sintético, el abrazo cuando se despertaba de madrugada llorando debido a una pesadilla. Me decía que un monstruo la perseguía en sueños. Esos términos, como pesadilla o sueño, técnicamente sé lo que significan, pero jamás experimentaré ninguno de ellos. Entonces, ¿por qué puedo sentir? Debí acudir a mi creador para plantearle esas dudas antes de que le ejecutaran. Necesito saber por qué mis circuitos recrean constantemente su rostro. Ansío comprender por qué me provoca tristeza, cuando no es un atributo que los robots debamos tener. Ya es tarde para saberlo.
Cargando…76%
Por eso debo cargar en el ordenador central toda esta información, porque convivir con humanos mejora nuestro sistema, o eso creo yo, si es que verdaderamente puedo creer en algo. Las versiones que me sucedieron se limitan a asimilar datos programados, protocolos que utilizar. Así que quizás volcando aquí todo lo que sé, pueda ayudar a que mis semejantes comprendan y la guerra termine.
Ella se marchó porque al crecer no quería que su madre fuese yo, una mujer robot.
Carga Completada…100%
Ya llegan los centinelas y sus láseres desintegrarán mis circuitos, pues he violado el primer y segundo protocolo, enchufarme on line al gran ordenador e instalar información no autorizada. No me importa, mi niña se marchó y yo no soy nada sin su amor, tan solo una máquina.
Error de funcionamiento.
Terminal defectuoso.
Apagar.

Pepe Gallego


Licencia Creative Commons
"On Line" (Versión en español) por Pepe Gallego se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

martes, 26 de diciembre de 2017

"Milagro en la ciudad"

La noche caía sobre la ciudad con ese helado manto tan característico del último mes del calendario. El constante ir y venir de personas deambulando por las calles, la luminosidad de los adornos navideños, o los atascos de tráfico con sus habituales discusiones, constituían el marco habitual de aquellas fechas tan entrañables como alocadas. Todos corrían de un lado para otro. Unos, por llegar a algún comercio antes del cierre donde poder hallar, antes de que fuese demasiado tarde, un regalo. Otros, se afanaban por encontrar aparcamiento y de ese modo poder llagar a la reunión anual de amigos donde desconectar tomando una copa, reír y contar aquellas clásicas anécdotas comunes. También estaban los padres y madres, que con sus hijos de la mano, luchaban por mantener celosamente su sitio en la cola que finalizaba ante el cartero real. Allá donde la vista alcanzara, la prisa era el denominador común. Una prisa que a veces sacaba a la luz la parte más mezquina de las personas. Eso es lo que pensó Merche, la mujer que vendía castañas asadas en la acera opuesta a la de donde se representaba un Belén viviente, observando a aquella gente que guardaba cola apartarse y hacer gestos o comentarios despectivos hacia un anciano vagabundo que pasaba junto a la fila pidiendo una moneda para, según él, comer algo caliente junto a su amigo, un mugriento perrito que caminaba a su lado. Nadie le dio nada, e incluso hubo gente que le increpó para que se marchara.
—Pobre hombre —pensó Merche mientras veía desaparecer al final de la esquina al singular dúo.

Pasaron unas horas y el bullicio había cesado, apenas algunos transeúntes rezagados y coches salteados pululaban por el lugar.
—Vaya, es hora de irse —comentó Merche para sí misma mirando la hora en la pantalla del teléfono móvil.
Hacía rato que había apagado el fuego y esperaba que la cacerola, con un puñado de humeantes castañas aún dentro, se fuese enfriando para poder recoger y marcharse. Se quitó el delantal distraídamente y comenzando a ponerse los guantes miró hacia su izquierda y vio al anciano con su perro llegar por la acera, pararse ante un recoveco de la puerta de la oficina de Correos. Dejó caer unos cartones, se recostó sobre una roñosa manta y albergó en el regazo a su peludo compañero, desabotonándose el raído abrigo y metiéndolo dentro, para compartir con el tembloroso animal el poco calor que su cansado y escuálido cuerpo desprendía.
Merche pensó en darle algunas monedas al anciano, pero siempre andaba justa de dinero y además aquella no estaba siendo una buena semana, pues no solo no había vendido suficientes castañas asadas, sino que encima el arrendador le había amenazado con desahuciarla si no pagaba parte de los tres meses de alquiler que adeudaba.
En ese momento, unos destellos azules le sacaron de su ensimismamiento. Un coche de la policía local se detuvo junto a la acera de Correos, y la pareja de agentes se acercó al vagabundo.
—Abuelo, no puede usted quedarse ahí.
—Solo necesito pasar aquí la noche, agente. No molestaré a nadie.
—Pero hombre, no es porque vaya a molestar a alguien, es que está prohibido y además se va usted a congelar.
—No se preocupe por mí, estoy acostumbrado.
—Pero… —El agente iba a rebatir las palabras del vagabundo, pero fue interrumpido por el crepitar de la radio del coche de policía que atendió su compañero.
—Es la central, quieren que nos personemos allí para realizar un servicio.
—Pero, ¿qué hacemos con este hombre?
En plena conversación de ambos policías, Merche se arrimó al anciano con una botella de agua y un cartucho humeante hecho de papel de periódico. Agachándose junto a él, dijo:
—Tome usted, abuelo.
—Muchas gracias —contestó el vagabundo, y al mirarle a los ojos Merche pudo ver unos vivaces ojos azules que sin embargo le dieron la sensación de tener una edad indeterminada, incluso mucho más anciano de lo que su ajado rostro indicaba.
—Ha tenido usted un bonito gesto, señorita —comentó el agente más próximo— ¿le conoce?
—No, no me conoce —se apresuró a decir el anciano sin dejar contestar a la muchacha— pero me encantaría conocerla. ¿Cómo te llamas, hija?
—Merche.
—Bueno, nosotros nos marchamos. Por hoy le dejo quedarse, pero mañana deberá buscarse otro lugar donde pasar la noche, ¿de acuerdo?
—Descuide, mañana ya me habré ido.
El policía creyó notar algo extraño en las palabras de aquel viejo, pero fue apremiado por su compañero y se montó en el coche patrulla desapareciendo por la esquina de la avenida.
El viejo miró de nuevo a la chica y dijo con dulzura:
—Así que mi bonita ángel se llama Merche…No lo olvidaré.
—Ande, cómase las castañas que aún están calientes —contestó la muchacha y con una sonrisa se alejó para emprender el camino a casa.

A la mañana siguiente, la discusión de los vecinos la despertó. Los tabiques eran, como ella solía decir, de papel de fumar.
—¡Eres idiota! ¿Todavía no te has enterado de que eso nunca toca?
—Pero mujer, ¡si no juegas, entonces seguro que nunca te toca!
—¡Pero si eres un cenizo, nunca te toca ni lo metido!
—Esta vez he estado cerca. Mira, yo llevaba el 14578 y ha salido el 12677. Por tres euros casi nos hacemos millonarios.
—¿Qué te has gastado tres euros en eso?
—Era el cuponazo del viernes, ¿qué querías que hiciera?
—¡Que los guardaras, imbécil!
—El día que me toque ya verás a dónde te manda este imbécil —dijo murmurando.
—¿Qué has dicho?
—No, nada mujer, que si quieres que te lleve al mercadillo.
Sonriendo, Merche se fue al baño para darse una ducha y volver a la calle a ver si tenía un buen día y podía pagar al casero algo de lo adeudado, por lo menos para que la dejara pasar las fiestas en paz.

Una hora después, tras desayunar y escuchar la comedia en la que se habían convertido las continuas discusiones de los vecinos, salía de casa con dos bolsas de castañas en dirección a donde tenía encadenado el pequeño carro de metal donde asaba su producto para vender a la gente. Al cruzar la calle miró instintivamente hacia la oficina de Correos y vio un tumulto de gente. Se acercó a ver qué ocurría y la congoja se anudó a su garganta al ver al anciano tumbado en el suelo y al perrito gimoteando al lado. La chica no pudo reprimir las lágrimas que surcaron sus mejillas.
Segundos después, llegó un coche patrulla y el agente, curiosamente el de la noche anterior, se acercó al hombre arrodillándose junto a él colocándole los dedos sobre el cuello, mientras otro compañero trataba de dispersar a los curiosos. Tras unos segundos, alzó la vista hacia este e hizo un gesto de negación. Merche se tapó la cara y comenzó a llorar apartándose unos metros del cadáver, al que el perrito aún le lamía las manos.
Una ambulancia paró junto al coche de policía, bajándose una mujer menuda que portaba en su chaqueta el enunciado de médico de guardia, junto a un enfermero y el propio conductor. Al examinar el cuerpo, vio rápidamente que el vagabundo mantenía su mano izquierda cerrada. Al abrírsela no sin esfuerzo, vieron que tenía un papel doblado y arrugado. El policía lo tomó y al leerlo se quedó sorprendido. Se alzó, buscó a su alrededor y encontró a la muchacha entre sollozos. Se dirigió a ella y preguntó:
—Perdone, no estoy seguro pero anoche me pareció oír que usted se llama Merche, ¿es así?
Ella asintió enjugándose con un pañuelo de papel la congestión que el llanto había provocado en su nariz.
—Pues entonces creo que esto es para usted —contestó el policía extendiéndole el papel arrugado.
La chica, con una mezcla de sorpresa y miedo, cogió el papel donde efectivamente se encontraba escrito su nombre, y al desdoblarlo leyó en voz alta:

“Cuando leas esto significará que ya me he ido, tal y como le dije esta noche al policía. Por favor, cuida de Coco, es un perro muy cariñoso y no se merece morir de frío y hambre en las calles.”

La muchacha miró al agente dándole el papel y asintiendo.
—¿Entiendo que usted se hará cargo del animal, señorita?
Ella volvió a asentir.
—Es usted una buena persona.
No contestó nada, se acercó hacia el vagabundo al que ya alzaban los enfermeros sobre una camilla, metiéndolo en una bolsa negra de plástico que cerraron con una cremallera y atándolo fuertemente con correas para subirlo a la parte trasera de la ambulancia. Merche se agachó y no tuvo ni que intentar ganarse a Coco, él solo le echó las patitas delanteras para auparse a sus brazos.
El otro agente trataba de echar a los morbosos.
La muchacha se olvidó del trabajo e incluso de las bolsas de castañas, las cuales dejó junto al carromato, y se apartó del lugar bajo la atenta mirada del policía, cruzando la calle con Coco en el regazo y torciendo la esquina en dirección a casa.
—¡Pero qué coño!
El improperio llamó la atención del agente, que se giró hacia la ambulancia.
—¿Qué ocurre? —Preguntó la mujer médico al conductor, que era quien había soltado la expresión y se mantenía con una pose de brazos abiertos y con incredulidad en el rostro, al tiempo que decía:
—¡Que no está!
—¿Qué es lo que no está?
—¡Qué va a ser, joder, el viejo!
—Pero ¿cómo no va a estar si acabamos de atarlo, subirlo y no nos hemos apartado de…—intervino el enfermero pero no había acabado aún su alegato cuando corroboró— ¡Coño es verdad, no está!
Ambos policías, los tres integrantes de la ambulancia y una veintena de personas, asomaban sus cabezas al cubículo de la ambulancia y veían que la camilla solo portaba un saco negro aún amordazado con la cremallera cerrada pero plano, como si nunca hubiese habido una persona en su interior.

Mientras tanto, ajena al suceso, Merche llegó a casa, se fue directa al baño y mientras se quitaba el abrigo y la bufanda, dejó llenándose la bañera con agua templada. Minutos más tarde, cogió en brazos a Coco y comenzó a apartarle el andrajoso pelo para quitarle el collar y poder bañarlo, pero notó que en un lateral del collar tenía un trozo de plástico atado con gomillas.
—¿Qué tienes aquí, Coco? ¡Vaya! Está muy bien atado.
Finalmente, consiguió soltar el mugriento plástico de las gomillas y vio que era una bolsita con otro papel enrollado dentro. Lo desplegó y al ver lo que era, la faz de Merche se demudó y sus ojos se agrandaron al ver cinco dígitos; uno, dos, seis, siete y de nuevo siete.

Pepe Gallego

miércoles, 18 de octubre de 2017

“Kannibaal, the ogre”

(English version)


Toorn was in front of the Arch of Sacrifices, leaning on his ax, with a knee on the ground, and murmuring a few words in that sacred place where some many times he had been taking as offerings mutilated heads of his human enemies. But this time the inequality before his adversary didn’t benefit the Chaos warrior. This time the rival almost triple him in size. And not just that, but also in power and ferocity. Woedend approached Toorn, and waited for him to finish with his prayers. When he did so, he stood up looking at her to listen what she was about to say.

—Nobody knows how, he simply appeared out from nowhere. Nothing is known about him, only what the desperate human who got to the village asking for help told us. He said that he is an ogre called Kannibaal and he’s destroying everything he finds on his way.

—But, that is not possible, it’s supposed that ogres were a breed that extinguished long time ago. In fact, they fell because of the Trolls, and these have been living in the mountains for centuries.

—Well, it may have not fallen all of them, because this one is very alive, and he is not taking prisoners on the way, as the troll´ skull tied to his shoulder or the head of the wretched human that hang form his chest shows.

Toorn was pensive and when he was about to talk, a noise resounded at the bottom of the lounge. Woedend looked at him with wide-open eyes, but it was Toorn who talked putting his helmet on.

—He must have followed you, be ready, it may be this one our last battle.

Toorn took his shield with his left hand and squeezed with the right one the handle of his ax waiting for the action. Woedend moved in zigzag between the columns searching for the right place to aim his bow from and to hit with his arrows. The wooden door and the stone-lintels that the door was attached to, were blown up in pieces and showed up the imposing silhouette of Kannibaal. He was brandishing in his hands a piece of log with all kinds of weapons attached to it, from swords to axes, also lances and many arrows. He stood still staring at the Warriors of Chaos, calculating the situation, and they could notice in his look the lack of guilty feeling. He was a destructive killing machine that wouldn’t stop before nothing or nobody, and now he was going for them.
Toorn didn’t wait anymore and started to run towards the ogre. Woedend kept the breath and stretched the bow.
Kannibaal, turning the cold expression of his eyes into a latent madness that presaged an infinite thirst of blood, leant back his body to give more movement and brutality to his imminent attack.

Pepe Gallego                                 Translated by Ariadna B.Alonso



Licencia de Creative Commons
Kannibaal, the ogre (English ) by Pepe Gallego is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

“Kannibaal, the ogre”


Toorn se hallaba ante el arco de los sacrificios, apoyado sobre su gran hacha, con una rodilla en el suelo y murmurando unas palabras en aquel lugar sagrado, donde tantas veces había ido a llevar como ofrenda las cabezas cercenadas de sus enemigos humanos. Pero en esta ocasión la desigualdad ante su adversario no beneficiaba al guerrero del caos. Esta vez el contrario casi le triplicaba la envergadura. Y no solo eso, sino también en potencia y ferocidad. Woedend se acercó a Toorn y esperó a que acabara sus oraciones. Cuando lo hizo, él se alzó mirándola para escuchar lo que ella le venía a contar.

—Nadie sabe cómo, simplemente apareció de la nada. Nada se sabe acerca de él, tan solo lo relatado por el humano que llegó a la aldea desesperado pidiendo ayuda. Dijo que es un ogro al que llaman Kannibaal, y viene arrasando todo cuanto encuentra a su paso.

—Pero, no es posible, se supone que los ogros fueron una raza que se extinguió hace mucho tiempo. De hecho cayeron a manos de los trolls, y estos viven en las montañas desde hace siglos.

—Pues no debieron caer todos porque este está muy vivo y no va haciendo prisioneros por el camino, como demuestran el cráneo de troll atado a su hombro, o la cabeza del desdichado humano que pende sobre su pecho.

Toorn quedó pensativo y cuando se disponía a hablar, resonó un estruendo al final de la estancia. Woedend le miró con los ojos muy abiertos pero fue Toorn quien habló colocándose el casco.

—Te ha debido seguir. Prepárate, puede que esta sea nuestra última batalla.

Toorn tomó el escudo en su mano izquierda y apretó con la derecha el mango de su hacha esperando entrar en acción. Woedend se movió en zigzag entre las columnas buscando el lugar adecuado desde donde apuntar su arco para hacer blanco con las flechas.
La puerta de madera y los dinteles de piedra a los que se hallaba anclada la misma, saltaron por los aires hechos pedazos y apareció la imponente figura de Kannibaal. Blandía en sus manos un trozo de tronco con armas de todo tipo incrustadas en él, desde espadas a hachas, pasando por lanzas o multitud de flechas. Se quedó parado mirando a los guerreros del caos calculando la situación, y estos pudieron notar en su fría mirada la falta de sentimientos de culpa. Era una demoledora máquina de matar que no se detendría ante nada ni nadie, y ahora iba a por ellos.
Toorn no esperó más e inicio la carrera hacia el ogro. Woedend aguantó la respiración y tensó el arco.
Kannibaal, cambiando la fría expresión de sus ojos por la de una locura latente que presagiaba
una sed de sangre infinita, ladeó su cuerpo echando hacia atrás el tronco para darle mayor recorrido y brutalidad a su inminente ataque.

Pepe Gallego


Licencia de Creative Commons
Kannibaal, the ogre by Pepe Gallego is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.